miércoles, 13 de abril de 2011

Llegó el Fin de los Anuros.

Se acabó el llanto y el sollozo, un juego que si no es el más difícil de sus tiempos, debería estar entre los 10 primeros, cada fase es un acertijo a memorizar, que requiere de decenas de intentos, hay que llegar hasta ese lugar para coger sincronía y ritmo, para que la habilidad deje paso al autómata. Pero es difícil, son tantas cosas… momentos difíciles, y ratos tensos, es arduo trabajo mantener la compostura. Además está hecho a joder, se ve que es a joder, y si con eso no es suficiente, al final de cada fase si no es un jefe es un momento crítico que depende de suerte, la habilidad es importante pero nunca es suficiente.
Les recomendare hasta que me muera, que si de verdad quieren saber cuán grande es mi proeza jueguen con save state, no me verán presumir de otros juegos, pero esta vez creo necesario decirlo, ya que muchos no lo jugaran y no podrán saber lo jodidamente cabrón que es esa cosa. Ya puedo decir que me he pasado este juego, una medalla más para la colección.

¿Recuerdan el relato ‘’El Día Gay’’? Pronto les saco la segunda parte…

Jugare Ninja Gaiden de Nes, dado que veo el de SMS más fácil, no es que sea fácil, pero si lo es más, a pesar de que son diferentes y les quería enseñar esa versión que muchos no han visto me decanto por la dificultad más que por la enseñanza.

Gracias por seguirme hasta aquí. Sigan con sus preguntas para la sección de Dr. Fripozo.
Eso es todo por hoy.

1 comentario:

  1. A eso se le llama sudar sangre por el escroto.

    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar