domingo, 17 de abril de 2011

El Dia Gay, Mas Gay Que Nunca

Esta narrativa debería ser más corta que la primera, digo esto porque es lo que intuyo mientras estoy escribiendo. No lo he dicho nunca, pero cuando me siento a escribir lo hago sin guion ni estructura, algo que se aprecia cuando se me lee. Simplemente me pongo a escribir como lo haría hablando.

Asumo que han leído mi segundo relato, El Día Gay. Si no lo han hecho lo recomiendo, porque esto es una secuela.

Cuando el otro día me dispuse a grabar el último de los videos de Battletoads, pensé que haría mucho calor en el lugar que acostumbro a grabar desde el incidente de ‘’El Día Gay’’. En aquel lugar no hay árboles ni sombra lo que asegura que nadie intente violarte ‘’in situ’’, pero ahora que llega la primavera hace tanto calor que cuando los perros cagan solido se convierte en diarrea. Pensé que quizás tuve mala suerte aquel fatídico día, que quizás simplemente quedaron varios drogadictos del pene por internet, o que ese día casualmente la congregación de perversos del pollastre la tomara conmigo. Dudoso, temeroso, y sudoroso, decidí ir a probar de nuevo en aquel lugar, además ya había dado un paseo por la zona unos días antes y todo parecía normal dentro de lo que cabe, es decir, que paseaba gente, niños, perros y viejos, personas que salía a correr, y algún que otro maricón motorizado pasaba a otear, pero aun así allí había gente pasando y dudo que pudieran dedicarse a acosar a alguien en una zona transitada.

Con ese pensamiento, fui optimista dirección al mismo lugar que la otra vez, lugar que me sirvió de reposo y deleite en otro tiempo. Al llegar al inicio del tramo de carretera ya vi una furgoneta sospechosa parada a la entrada (‘’maricón avistando’’ pensé). Nada más entrar, otro coche venía por detrás, venia bastante rápido, como conducido por un mono cocainómano. Al llegar a mi sitio me salí de la carretera los 5 metros que hay hasta la sombra del árbol.

Sin apagar el motor, miro hacia atrás, y un palpito en mi corazón subió hasta mi cabeza, y descubrí que no era un palpito, sino una frase: ‘’Me cago en su puta madre’’. En efecto, el coche que venía detrás se paró en la carretera. Opté por esperar, quizás se fuese al ver que estaba haciendo otras cosas que no fuesen darme vaselina en el culo. Puse la música, hice tiempo, salí a ver si alguien más pasaba por el lugar, y ¡coño, no pasaba ni una rata! Miré atrás, y ahí seguía ese coche, volví a montarme, volví a mirar, y vi al tipo salir del coche, mi mente dijo ‘’Esto ya sí que no’’, di la vuelta para salir, bajé la acera hasta la carretera, miré hacia el lado, y el humor mongólico volvió a mi vida. Adivinen lo que vi, les doy estas palabras para que lo piensan mientras leen, incluso este espacio…………………………………………………………………….
Los que pensaron en un robot con boina fallaron. Aquel tipo estaba en medio de la puta carretera, haciéndose una paja, meneándosela, remangando el prepucio, limpiando la flauta, el fuego de Pinocho, jugando a la Wii. ¡En medio de la putísima carretera, mirándome! El hijo de la gran puta…

Mientras me iba, estaba riéndome porque aunque me parece algo terrible, al mismo tiempo me resulta extremadamente gracioso como suceso y situación. Miré de nuevo perplejo, a 100 metros seguía el tipo allí parado dándole a la manivela, jajaja (¿Se puede poner jajaja en un texto? Bah qué más da). Se me ocurría, que yo cuento muchos sucesos de mi vida que son grotescos y extraños, brutos, casi de ficción, y muchas personas dudan de que en una sola persona converjan tantas barbaridades. Mientras más cosas me pasan, menos me van a creer. Que paradójico.

Al final, grabé el video en otro lugar, y salió bien como pueden comprobar. Pero después reflexionando en lo ocurrido, deduje muchas cosas:

-El tipo se masturbaba pensando en mí, cosa que me importa una mierda, lo molesto es que lo haga a 5 metros de ti y no te dejen grabar un video.

-Extrapolándolo al suceso de ‘’El Día Gay’’, es casi seguro que los coche que estaban siguiéndome contenían algún enfermo cascándosela sin salir del coche. Mirándome…

-Soy un icono sexual gay.

-Teniendo en cuenta las circunstancias, y los factores que conozco del lugar. Dado que allí pasan niños, mujeres, deportistas, etc. Y que entre los arbustos hay coches parados. Los pervertidos no solo son maricosaurios, sino que también los hay pedófilos, y acosadores y todo lo que exista en lo que a exhibicionismo se refiere.

Me reitero con respecto a la primera parte de esta saga homosexual, en que lo que yo exijo, es que les hagan un lugar apartado de las zonas públicas, y concretamente de esa que es el sitio con más naturaleza de la ciudad. Lo que hacen es un delito, y lo mismo un día se propasan y tengo que dar una somanta de hostias a alguno.



Y ahora digo otra cosa, en esta ciudad hace una semana se hizo una especie de manifestación, que promovió la cadena ‘’La Sexta’’ con su programa ‘’El Intermedio’’, los cuales querían hacer una crítica al alcalde de la ciudad por unos comentarios fuera de lugar acerca de los homosexuales:

“¿Y palomos cojos hay muchos?”
“Aquí en Extremadura pocos. Aquí normalmente los palomos cojos los echamos pa otro lao, depende de que lao cojeen (en ese momento se escuchan risas de fondo de los asistentes). Pero normalmente los echamos pa otro lao. Aquí gracias a Dios estamos tos mu sanos. Bien lo ha dicho Ernesto, esta tierra es sana y fuerte”, responde Celdrán.

Con esta pobre escusa, se formó una manifestación, que en segundos se convirtió en un botellón, donde todos bebían, fumaban, y veían conciertos de un gordo mórbido. A los presentadores y promotores del evento apenas se les vio por el lugar, y miles de homosexuales se reunieron en el lugar para festejar en vez de criticar. En mi opinión respaldada por la obviedad y la lógica más sensata, desperdiciaron una manifestación con la que en vez alcoholizarse y drogarse por las palabras de un alcalde, debieron proclamar una separación de los homosexuales de mente sana, de los perversos que solo son convertidos por el vicio y que son los que les hacen parecer a todos enfermos.

Quizás el alcalde se refiriese a ‘’lado’’, con que los hay sanos, y los hay enfermos del sexo. Aunque a fin de cuentas es un alcalde de derechas, mayor, y que probablemente será homófono. Por otra parte, y respaldándome en que amigos míos son homosexuales, lo cual me escuda frente a las acusaciones de homofobia, o al menos es lo que intenta todo el mundo que lo dice, pienso, y pienso bien, que en aquella ‘’manifestación’’ se vio algo típico, y algo que hace que el mundo pierda el respeto a los homosexuales. Y es la cantidad de tocamientos, besos y exacerbación de la sexualidad. Si lo que quieren es que los respeten, no deberían de ser tan promiscuos. La homosexualidad, y la promiscuidad van separadas, pero parece ser que ellos lo juntan, y si para el resto del mundo, ser homosexual es ser promiscuo, con razón tienen aversión. No se verá a heterosexuales besándose con 30 personas diferentes salvo excepciones, mientras que en las fiestas de orgullo gay se la pasan enseñando su cuerpo, dándose palmadas en el culo, besándose con cualquiera, y lo que harán una vez acabada la fiesta no lo sé, pero si va en la misma línea, supongo que habrá más de una orgía.

Que no se tome este relato como una ofensa contra el sector gay, sino todo lo contrario, es una defensa de los homosexuales. De igual modo, que a mí no me gustaría que me metiesen en el saco de los heterosexuales sadomasoquistas, supongo que a ellos no les gustará que se les meta en el grupo de los promiscuos.

At the end, que he pensado que voy a coger una cámara, y voy a hacer un video en el que grabaré, a exhibicionistas, y a ver qué respuesta acoge. Como siempre digo, me gustaría concretar más muchos puntos que aquí trato, pero para eso están los comentarios. Saludos, y que esta sea la peor semana de sus vidas.

1 comentario:

  1. Luego me dices mariquita, si parece que vas buscando juerga!

    ResponderEliminar